Teoría

Tipos de cambio fijos y flexibles y soberanía monetaria (parte 2 de 4)

Portada trabajo Sardoni Wray
Claudio Sardoni
Escrito por Claudio Sardoni

Esta es la segunda parte de un trabajo de Randal Wray y Claudio Sardoni que publicamos en cuatro partes. La anterior se puede encontrar en el siguiente enlace.

Tipos de cambio fijos y flexibles y soberanía monetaria (parte 1 de 4)

Las partes tercera y cuarta se encuentra en estos enlaces

Tipos de cambio fijos y flexibles y soberanía monetaria (3/4)

Tipos de cambio fijos y flexibles y soberanía monetaria (4/4)

2. EL PLAN BANCOR DE KEYNES Y EL FINAL DE BRETTON WOODS

Keynes pidió la creación de una Unión Internacional de Compensación (UIC) basada en una unidad de cuenta de Bancor; El Bancor, a su vez, tendría un valor fijo en relación con el oro y luego las monedas de todos los países que participaran en la UIC se fijarían en relación con el Bancor. El Bancor se utilizaría solo para fines de compensación entre países; los países podían comprar saldos de Bancor en la UIC utilizando oro, pero los Bancores no podían canjearse por oro, lo que garantizaba que no se produjeran corridas de Bancores.

De partida, la cantidad de reservas de Bancor se distribuiría entre los países en función de sus niveles previos de comercio internacional. Los países con excedentes comerciales acumularían reservas adicionales, mientras que los países deficitarios entregarían reservas. La UIC proporcionaría líneas de descubierto a aquellos países que agotasen sus reservas. Como las reservas no podían abandonar el sistema, la UIC siempre podía expandir la oferta de reservas de Bancor simplemente haciendo avances a los países deficitarios. Además, los países con superávit podrían utilizar las reservas de Bancor para otorgar préstamos, inversiones o subvenciones unilaterales a países deficitarios. La UIC adoptaría reglas sobre las acciones que se tomarían contra los deudores y contra los países que mantuvieran excedentes persistentes (es decir, la acumulación de reservas de Bancor).

Keynes pidió un cargo por descubiertos excesivos y saldos de reservas excesivos de uno o dos puntos porcentuales para fomentar el comercio equilibrado. Otras posibles acciones a tomar en el caso de los países con déficit incluían la devaluación de la moneda, los controles de capitales, la incautación de reservas de oro y la política interna. Las acciones a tomar contra los países excedentarios incluían la expansión de la demanda interna; la apreciación de la moneda; la reducción de aranceles y otras barreras comerciales; y el fomento de préstamos internacionales para el desarrollo (Keynes 1980). Finalmente, la UIC podría usar su poder para alentar el desarrollo económico mediante el uso de descubiertos para labores de socorro , para el desarrollo de reservas de productos básicos, para el establecimiento de una Corporación Internacional de Inversiones y para ayudar a estabilizar los precios (Keynes 1980)[1].

El Plan Bancor nunca fue adoptado. En su lugar, la propuesta de los Estados Unidos formó la base del sistema de Bretton Woods. Éste se basaba en un sistema de tipos de cambio fijo pero ajustable, con un dólar anclado al oro y actuando como moneda de reserva internacional. El sistema funcionó mientras el flujo de dólares de los Estados Unidos al resto del mundo fue suficiente para satisfacer la demanda mundial de activos en dólares. A fines de la década de 1960, el dólar se encontraba en apuros. Debido a que el dólar era canjeable por oro y porque cualquier indicio de devaluación significativa del dólar habría provocado una huida, el sistema fue abandonado para proteger las reservas de oro de los Estados Unidos.

La transición a un sistema de tipos de cambio flexibles fue generalmente apoyada por economistas neoclásicos, especialmente por Milton Friedman. La afirmación era que un sistema flexible funcionaría de manera muy similar al legendario mecanismo de “flujo de especie-dinero”, que supuestamente habría corregido rápidamente los desequilibrios comerciales durante la era del patrón oro. El aserto ortodoxo era que, en un régimen de tipos de cambio flexibles, los desequilibrios comerciales causarían que las divisas se ajustaran, devolviendo automáticamente el comercio al equilibrio. Después de las tres décadas y media de experiencia desde el abandono de Bretton Woods, esta afirmación está completamente desacreditada. Sin duda, las naciones no han adoptado tipos de cambio flotantes, pero las intervenciones no son lo suficientemente grandes como para explicar la persistencia de los desequilibrios comerciales. Además de los desequilibrios comerciales a largo plazo, el mundo ha experimentado una gran inestabilidad cambiaria (especialmente entre las naciones en desarrollo) que es mucho mayor de lo que se esperaría simplemente debido a los desequilibrios comerciales.

Por lo tanto, el paso a tipos de cambio flexibles no ha resultado en un comercio equilibrado y parece haber contribuido a una mayor inestabilidad global. Las naciones como Estados Unidos llevan soportando grandes y crecientes déficits por cuenta corriente desde hace años y otras, como Japón, tienen grandes excedentes por cuenta corriente desde hace décadas sin que se hayan producido esos ajustes de tipo de cambio equilibradores.

Para proporcionar una solución a esta situación, Davidson (1992), inspirado en el plan de Keynes, ha propuesto el uso de una unidad internacional de compensación monetaria (UMCI) como reserva internacional utilizada solo por los bancos centrales en un sistema de compensación internacional.

Cada país continuaría usando su propia unidad de cuenta para fines domésticos; los agentes privados podrían elegir cualquiera de estos fondos de cuenta para fines internacionales. Los tipos de cambio entre los dineros internacionales de la cuenta serían fijos (permitiéndose ajustes bajo determinadas condiciones). La compensación entre los bancos centrales se llevaría a cabo en el balance de un banco central internacional, que se mantendría en UMCI. Al igual que en el esquema de Keynes, se impondrían sanciones a los países que continuamente experimentaran fugas en las cámaras de compensación, y también se impondrían a aquellos países que acumularan continuamente reservas de UMCI. Bajo la propuesta Keynes-Davidson, las naciones acreedoras perderían sus reservas de UMCI si no las usaran; esto las llevaría a estimular sus economías para que las reservas de UMCI se utilizaran en el sostenimiento de mayores importaciones o una mayor inversión extranjera; alternativamente, el exceso de UMCI podría otorgarse como subvenciones[2].

En nuestra opinión, una dificultad esencial en los abordajes sobre los tipos de cambio y el sistema monetario internacional de Keynes o de inspiración keynesiana es que, como en el caso de muchos análisis convencionales, se concentran en los desequilibrios comerciales y por cuenta corriente mientras que los movimientos de capitales reciben escasa atención. Como consecuencia, el dinero tiende a ser visto como un medio de intercambio. En su trabajo sobre la UIC, Keynes comenzó señalando que su objetivo era diseñar un sistema monetario internacional para que el cambio de divisas funcionara como si los países estuvieran “intercambiando bienes por bienes” (Keynes 1980)[3]. La operación de la UIC estaría diseñada para garantizar que las reservas de Bancor no se estancaran en atesoramientos ociosos; sino que las reservas de un país formaran la base de los descubiertos de otro, fomentando así el comercio. La justificación de Davidson para su propuesta es similar.

El enfoque de Keynes para la reforma del sistema monetario internacional recuerda a una aproximación más antigua sobre el dinero y su papel crucial en la determinación de las crisis en economías capitalistas. Este enfoque fue seguido primero por Marx. La lógica esencial de una economía capitalista puede ser representada por el circuito monetario D −M −D ‘, siendo D’>D: los capitalistas emplean capital monetario (D) para comprar medios de producción (M) para producir mercancías que, una vez que vendidas en el mercado, producen una ganancia monetaria (D −D ‘). El circuito puede operar sin perturbaciones en la medida en que los capitalistas esperen que su gasto, D, realmente rinda una ganancia suficientemente grande. Si, en cambio, las expectativas de los capitalistas son que la producción no generará ganancias suficientes, rompen el circuito monetario, es decir, no gastan dinero para comprar medios de producción, sino que lo mantienen ocioso, atesorado. Como consecuencia del acaparamiento, la economía experimenta una crisis debido a un nivel insuficiente de demanda agregada.

Todo esto se reproduce en los primeros borradores de la Teoría General, en los que Keynes insiste en que el propósito de la producción en una economía monetaria se basa en la expectativa de ganancias. A diferencia de una economía de trueque o cooperativa, —que podría usar dinero, pero en la que el dinero es neutral—, en una economía de producción monetaria, el dinero nunca puede ser neutral. Así como la Teoría de la empresa de negocios de Veblen había rechazado la “economía política” que supone que el propósito de la producción es el consumo (y que el propósito de una venta es obtener lo que uno quiere consumir), Keynes también rechazó el enfoque (neo)clásico del consumo como finalidad del ciclo productivo. La crítica de Marx a la economía política clásica y la Ley de Say se basó en la idea de que el dinero no es simplemente un medio de intercambio, necesariamente utilizado para comprar mercancías (o mano de obra); también se puede demandar dinero como depósito de valor, mantenerlo inactivo y, por lo tanto, puede generar una crisis debido a una insuficiencia de demanda. El propio Keynes, en esos primeros borradores, se refirió favorablemente al análisis de Marx (Sardoni 1997). Por lo tanto, tanto Marx como Keynes rechazaron la noción de dinero como un mero medio de intercambio y señalan que no siempre se convierte necesariamente e inmediatamente en bienes o trabajo (por lo que nunca hay un problema de exceso de oferta generalizada). Se puede acumular dinero, haciendo posible la crisis. Esta es una innovación teórica crucial, que proporciona el fundamento fundamental del principio de demanda efectiva.

Sin embargo, en lo concerniente al sistema monetario internacional, la crítica de Marx y Keynes al dinero requiere mayor desarrollo. En el contexto de la economía internacional, en la que hay muchas monedas diferentes, hay otra opción disponible para aquellos que deciden cómo usar el dinero. El dinero, en forma de una moneda específica, se puede usar para comprar productos, se puede mantener inactivo o se puede usar para comprar activos denominados en otras monedas. La última opción es rentable cuando las ganancias derivan de compras en una moneda que se espera que se aprecie frente a la moneda nacional. En el contexto moderno, gran parte de las reservas internacionales están atesoradas por gobiernos que desean proteger sus tasas de cambio. Esto sigue desmontando la Ley de Say y deprimiendo la demanda global. Es esta tercera opción la que, en la propuesta de Keynes, así como en otros enfoques de los tipos de cambio, recibe muy poca atención, si es que recibe alguna. Si bien la propuesta de Keynes / Davidson penalizaría a las naciones que acumulan reservas internacionales, parece que sigue inclinándose por la perspectiva de que el dinero (principalmente) circula bienes.

En el mundo real, las monedas no se usan únicamente para las transacciones por cuenta corriente, sino que también se utilizan en transacciones por cuenta de capital. Por lo tanto, a menos que el capital esté completamente inmóvil, no hay razón para que los ajustes del tipo de cambio eliminen los desequilibrios de la cuenta corriente (téngase en cuenta que tanto la propuesta de Keynes como la de Davidson se reservan la opción de imponer austeridad a las naciones con déficit comercial persistente, reconociendo así que los ajustes del tipo de cambio podrían no funcionar). De hecho, con el crecimiento de las finanzas globales que evaden fácilmente las restricciones nacionales, la gran mayoría de las transacciones internacionales —ciertamente más del 90% del volumen total y probablemente más del 99% del volumen total— no están directamente relacionadas con las balanzas por cuentas corriente. Si los controles de capitales no son política ni técnicamente factibles, entonces diseñar un sistema de tipos de cambio basado en la creencia de que el sistema monetario internacional debería operar como si los bienes se intercambiaran por bienes es improbable que funcionara bien. Además, es difícil imaginar a países y grupos de países con intereses tan diversos como los de Estados Unidos, China y Eurolandia poniéndose acuerdo para crear algo así como un banco central internacional, incluso uno con poderes tan limitados como el previsto en el plan de Davidson.

El plan Keynes / Davidson confía en mejorar la estabilidad externa mediante la fijación de los tipos de cambio y la adopción de varios procedimientos para reducir los desequilibrios comerciales. Sin embargo, por las razones que discutimos a continuación, esto tiene un gran costo porque se reduce la capacidad de una nación sometido a un tipo de cambio fijo para utilizar la política interna en la consecución de la estabilidad interna. Si la estabilidad externa optimizada no genera por sí misma estabilidad interna, entonces se da una relación de sustitución entre la estabilidad externa y la interna.

[1] Para más detalles sobre el plan de Keynes y su papel en la reconstrucción del sistema monetario internacional, ver Skidelsky (2000).

[2] Basil Moore ha abogado por un sistema de tipo de cambio fijo “en solitario” en el que las naciones individuales (más pequeñas) elegirían vincularse a una de las monedas más importantes, pero creemos que tal esquema sería inferior al sistema multilateral de Davidson / Keynes.

[3] “El objeto principal se puede explicar en una sola oración: proporcionar que el dinero ganado por la venta de bienes a un país se pueda gastar en la compra de productos de cualquier otro país” (Keynes 1980).

Deja un comentario