Opinión

La TMM, Argentina y perspectivas sobre la inflación

Bandera argentina MERVAL
L. Randall Wray
Escrito por L. Randall Wray

Publicado originalmente el 9/10/2012 en inglés y reproducido en castellano con permiso del autor.

A primera vista, los datos de Argentina tienen una pinta estupenda, entre los de mejor desempeño en el mundo durante la última década. Y aparentemente lo ha hecho sin un aumento de la deuda del sector privado o del gobierno. En otras palabras, los argentinos han evitado la tendencia entre los países desarrollados, que vieron un crecimiento (en su mayoría) tibio impulsado casi en su totalidad por la deuda.

Y eso parece deberse, al menos en parte, a una elección de políticas. Argentina había sido el modelo de las políticas neoliberales durante toda la década de 1990 —adoptaron prácticamente toda la agenda neoliberal. Incluso adoptaron una caja de conversión. Y a diferencia de Eurolandia (que también adoptó algo parecido a una caja de conversión ya que cada miembro adoptó una moneda extranjera: el euro), Argentina habría cumplido consistentemente con los estrictos criterios de Maastricht sobre déficits y deudas presupuestarias durante ese período. El objetivo principal de los presupuestos austeros y las restricciones de la caja de conversión era acabar con la alta inflación. Funcionó. Pero, durante ese período, el desempleo creció y el crecimiento del PIB fue moderado. No profundizaré en los problemas encontrados a principios de la nueva década, pero todo se despomó en una grave crisis económica, financiera y política. En un último acto de desesperación, el gobierno abandonó la caja de conversión (¡o, se podría decir que la caja de conversión abandonó al gobierno!), impagó su deuda y creó un programa de Garantía de Empleo llamado Jefes.

(Puede leer más aquí y aquí; o si desea un relato de primera mano de Daniel Kostzer, quien jugó un papel importante en sacar a Argentina de la crisis al ayudar a crear e implementar el programa Jefes, lea esto).

Desde lo más hondo de una recesión horrible, de pronto, Argentina logró alzarse en una recuperación, —no sólo reconquistando el terreno perdido en la recesión, sino también en muchos sentidos rectificando los problemas creados por el experimento neoliberal. Algunas de las políticas de privatización se han revertido; se redujeron el desempleo y la pobreza; se invirtió la tendencia al aumento de la desigualdad; el gobierno tenía superávits presupuestarios y la economía tenía superávits por cuenta corriente; la inversión creció a un ritmo justo; et cétera. No voy a abrumarle con muchos datos, pero para muestra un botón. Advertencia: me doy cuenta de que depende del punto de partida. Si comienza en el fondo de un valle, entonces, por definición, los datos se verán muy bien al ir escalando la cumbre. Pero mi punto es que si comenzamos con la implementación de la política de los Kirchner (el modelo de cónyuges trabajando en equipo al que los Clinton podrían haber aspirado) y la seguimos hasta el presente, obtenemos una medida ciertamente superficial del éxito de su política. Pasaremos en un minuto al argumento de los críticos —que desde luego no son marginales. La popularidad del actual presidente ha caído sustancialmente en los últimos meses. Es ese fenómeno el que se examina: ¿por qué tanta angustia si los datos parecen buenos?

El PIB per cápita de Argentina medido en paridad de poder adquisitivo del dólar estadounidense es de casi $ 18.000 según el FMI (fíjese en la fuente), el más alto de América del Sur, en comparación con, digamos, menos de $ 12.000 en Brasil. Su índice de desarrollo humano es solo un pelo más bajo que el de Chile, que encabeza la región, según el PNUD. El crecimiento del PIB real fue del 8,9% en 2011 y del 9,2% en 2010. La producción industrial ha crecido a una tasa del 8,1% desde 2003. La producción de cereales ha aumentado en un tercio desde la crisis. La inversión ha aumentado como porcentaje del PIB de menos del 19% en el período neoliberal a casi el 21% bajo los Kirchner “socialistas”. Y no se equivoque. la casi todo el aumento de la inversión ha sido privado —no público, que representa sólo un par de puntos porcentuales. La participación del trabajo en el PIB ha ido aumentando hacia el 50%, frente al 40% bajo los neoliberales. El desempleo aumentó durante el experimento neoliberal desde un mínimo de alrededor del 6% a principios de la década de 1990 a alrededor del 15% justo antes de la crisis. Bajo los Kirchner pasó de casi una cuarta parte de la población activa al 7,2% en la actualidad. Y fíjese, el índice de Gini subió bajo los neoliberales de alrededor de 0,45 a 0,50, y luego a 0,53 en la crisis, pero ha caído de manera constante bajo los Kirchner hasta menos de 0,44. (Como recordatorio, un Gini de 1.0 significa desigualdad completa; un 0 significa igualdad completa).

¿Qué pasa con los déficits y las deudas? La cuenta corriente fue consistentemente deficitaria bajo los neoliberales, que rondaba los $ 10 mil millones anuales. Después de la crisis, tuvo un superávit, llegando a los $ 10 mil millones antes del colapso global; en 2011 había caído a cero. Los superávits en cuenta corriente permitieron al país acumular importantes reservas internacionales, llegando a más de $ 50 mil millones en 2010 (cayendo a partir de entonces, un punto que se discutirá brevemente más adelante). El gobierno ha tenido grandes superávits fiscales primarios, del orden del 3% del PIB. Esto le permitió reducir considerablemente los ratios de deuda pública: del 167% del PIB a principios de la década de 1990 al 42% a finales de 2011.

La deuda pública denominada en moneda extranjera cayó del 133% al 25% del PIB durante el mismo período (debido en parte, como se mencionó anteriormente, al impago). En la actualidad, solo la mitad de la deuda pública está en manos del sector privado. El endeudamiento corporativo es igual al 23% del PIB (esto se encuentra en el extremo más bajo del rango de países; en comparación, el número es 90% en los EE. UU. Y 94% en Chile). El endeudamiento de los hogares es un 8,4% del PIB, extremadamente bajo (frente al 39% en Chile y al 87% en Estados Unidos). Eso no es demasiado sorprendente: con un superávit en cuenta corriente mayor que el superávit presupuestario, el sector privado ha tenido un superávit que le permitió saldar la deuda y acumular ahorros.

OK, podríamos seguir y seguir. ¿Dónde está el meollo de la cuestióna? ¿Qué diablos le pasa a Argentina?

Sobre la base de lo que vi en mi última visita, señalaría dos cuestiones que tiene alteradas a amplias capas: la inflación y los controles de capital (para ser más específicos, las restricciones a las conversiones nacionales de tenencias de pesos a dólares). Permítanme referirme brevemente a esas cuestiones.

Obviamente, Argentina tiene una historia compleja que es casi insondable para el forastero. Entre los niveles de vida más altos del mundo en 1900; destino de los nazis con la caída de Hitler; tierra de golpes y juntas y desaparecidos; y Evita. Visité Argentina varias veces y pasé bastante tiempo hablando con funcionarios del gobierno, participantes del programa Jefes, gerentes de proyectos y piqueteros. Con razón, existe una gran cantidad de desconfianza, y gran parte de ella se dirige al gobierno, aunque algunos funcionarios del gobierno desconfían de sus electores. Por lo tanto, no es demasiado sorprendente que muchos argentinos compren el argumento de que el gobierno está manipulando datos, especialmente sobre la inflación.

Como ya se ha comentado, las cifras oficiales rondan el 10%, pero las medidas no oficiales lo sitúan en un 25%. Las personas que creo que son razonablemente creíbles argumentan que el número oficial es demasiado bajo, pero el número real probablemente esté sustancialmente por debajo del 25%.

¿Por qué cuestiono la cifra más alta? Cuando visité Argentina al comienzo de la recuperación, mi propia encuesta muy informal encontró un nivel de precios ajustado por paridad de poder adquisitivo (es decir, cruzando los tipos de cambio de dólares a pesos) de aproximadamente el 60% de los precios de EE. UU. — Irónicamente, eso era aproximadamente lo mismo que los precios australianos ajustados por el tipo de cambio (ahora Australia es un lugar muy caro para que los estadounidenses lo visiten gracias a la apreciación de la moneda y la inflación). No como hamburguesas, así que no puedo hacer el “índice Big Mac” (vi vallas publicitarias para hamburguesas Mac a unos 3 dólares estadounidenses, pero desconozco el precio estadounidense). Afortunadamente, cuento con el índice de chicas adolescentes. Traje a mi hija y compró dos camisas de vestir y una falda en una tienda de moda en el área de Recoleta por un precio en dólares de menos de cien dólares; eso estaba a medio camino entre los precios Target y los precios de las tiendas de moda en los EE. UU. —ciertamente a distancia de Manhattan Boutique. Por consiguiente, los precios de Argentina en términos de dólares estadounidenses han aumentado notablemente, pero no escandalosamente. Durante el mismo período, el tipo de cambio del peso ha caído, de 35 centavos por peso en 2003 a 26 centavos en 2009, a 24 centavos el año pasado ya 21 centavos ahora. Eso, por supuesto, ayuda a mantener bajo el precio en dólares de las compras en Argentina, o aumentar la inflación en pesos. Pero eso no equivale a una tasa de inflación del 25% año tras año.

Sí, eso es anecdótico, y las compras turísticas son una pequeña parte de la canasta del consumidor. Aún así, póngalo de esta manera. Si la tasa de inflación fuera del 25% durante 4 años seguidos, los precios subirían de 100 a 244. (Se afirma que la inflación ha sido del 25% desde 2008). A ese ritmo, severía una gran diferencia.

Más importante aún, si los precios están aumentando a un ritmo del 25%, eso significa que el PIB real está muy sobrevalorado. De hecho, debe haber estado cayendo a un ritmo muy rápido. Eso es extremadamente difícil de conciliar con los datos que informé anteriormente. Claro, puede reclamar datos falsos fabricados por el gobierno sobre todo tipo de otras medidas. Por eso señalé que al menos algunos de los datos provienen de fuentes independientes. Si vamos a creer en la cifra del 25%, entonces no es posible que Argentina se haya recuperado en términos reales: el desempleo debería haberse mantenido en los altos dos dígitos, la participación salarial no debería haber aumentado tanto, el Gini no debería haber aumentado. muestran una disminución de la desigualdad (una inflación baja puede asociarse con una igualdad creciente, pero una inflación alta suele afectar a los salarios), y así sucesivamente.

Exige credulidad creer que Argentina ha estado en realidad en una profunda depresión durante los últimos 4 años una vez que restamos la tasa de inflación “verdadera” del 25% del PIB nominal para obtener un crecimiento real. Con un crecimiento del PIB real reportado en 8-9%, si restamos la inflación adicional que se dice es igual al 15%, tenemos una caída de la producción real del 6 o 7% anual, cifras del tipo de la Gran Depresión. ¿Cómo diablos ganó Cristina Fernández de Kirchner las últimas elecciones por un amplio margen en medio de una Gran Depresión?

Y, finalmente, si la inflación es del 25% y la tasa de sobregiro bancario ronda el 20% (con un pico al 25% hace unos meses), básicamente tienes “dinero gratis” para jugar: pide prestado ahora. y luego reembolsar con pesos más baratos. Entonces, ¿por qué no vemos en los datos un gran auge en los préstamos y préstamos? (De hecho, vemos una caída del crecimiento del crédito desde el año pasado).

De modo que hay inconsistencias en los datos que al menos arrojan alguna duda sobre la afirmación de que la inflación es del 25%.

Philip Pilkington ya ha escrito un artículo muy bueno sobre las actitudes hacia la inflación y sobre la fuente principal de la afirmación de que la inflación está en realidad en un 25%. Mire aquí. No repetiré su argumento en detalle, pero la medida alternativa de inflación fue creada por Alberto Cavallo, un argentino, y Roberto Rigobón, un venezolano. Da la casualidad de que Cavallo es hijo del exministro de Finanzas que supervisó la implementación de las políticas neoliberales en la década de 1990. Los hijos no siempre siguen a sus padres en política e ideología, pero me sorprendería bastante si Cavallo, Jr., fuera un gran partidario de Kirchner. (Y supongo que Rigobón no votó por Chávez en las recientes elecciones desiguales). Probablemente tenga un perro en la cacería.

Yo no lo hago. Si la inflación realmente está al 25%, que así sea. ¿Eso convierte al banco central de Argentina en el peor del mundo? No lo creo.

Soy consciente de que la gente odia la inflación. Los estudios económicos en realidad encuentran que los efectos económicos negativos de una inflación moderada son pequeños — y por moderada me refiero al rango del 10% al 20%; un famoso estudio de economistas ortodoxos encontró incluso pequeños efectos hasta una tasa de inflación del 40%. De hecho, la evidencia es bastante sólida de que el empleo y el crecimiento se comportan ligeramente mejor con una inflación moderada que con una inflación extremadamente baja (aunque la estanflación también es un resultado posible). La cantidad de gente que odia la inflación probablemente depende en cierto grado de cómo llegaron a una inflación alta y cuánto tiempo ha estado sucediendo. Si la inflación aumentara repentinamente al 10% en Estados Unidos, supongo que los votantes estadounidenses se volverían rápidamente contra el presidente Obama de la misma manera que se han vuelto contra el presidente Kirchner. Los países latinoamericanos tienen mucha experiencia con lo que los norteños consideraríamos una inflación inaceptablemente alta. Los argentinos disfrutaron de una inflación relativamente baja en la década de 1990, como ya he explicado, y no es de extrañar que no quieran volver a las altas tasas anteriores a la caja de conversión. Por tanto, señalar que los economistas no encuentran grandes efectos económicos negativos de la inflación no significa que lo esté minimizando. Al fin y al cabo, nuestro centro en la Universidad de Misuri Kansas City  siempre se ha llamado CFEPS: Center for Full Employment and Price Stability (Centro para el Pleno Empleo y Estabilidad de Precios). Entendemos que no importa lo que digan los economistas, la gente prefiere una inflación baja. Nosotros también.

Es relativamente fácil formular una política para reducir la inflación (aunque implementar la política será más difícil). Por mucho que repitan lo contrario, los controles de precios y salarios funcionan. (JK Galbraith luchó con éxito contra la inflación en los EE. UU. con una combinación de esos controles más racionamiento durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la economía operaba mucho más allá de su capacidad total. Nixon también los utilizó con éxito más tarde). El problema es que los controles afectan a los incentivos y generan desequilibrios que establecen problemas a largo plazo para la economía. Por lo tanto, no se trata tanto de si funcionan, sino de cómo desengancharse de ellos. Por lo tanto, deben implementarse con un plan claro para reestructurar la economía de manera que se pueda mantener un crecimiento sostenido con estabilidad de precios después de su caída. Lo mismo ocurre con la caja de conversión: se puede utilizar para eliminar la inflación, pero restringe tanto la política fiscal que la capacidad productiva y la capacidad de generación de empleo se ven obstaculizadas. Nuevamente, debe ocurrir una reestructuración y un plan para salir de la caja de conversión y volver a una moneda soberana. Por último, y esto puede ser doloroso, si ha tenido inflación durante mucho tiempo, es probable que su economía haya implementado medidas institucionales que, en cierto sentido, institucionalizan la inflación. Tales como la indexación de precios de salarios, pensiones y tasas de interés. Para reducir la inflación y mantenerla baja, harán falta cambios institucionales para eliminar la “inercia”. Esto es difícil, especialmente en una sociedad con conflictos de clases: se necesita la participación de los trabajadores, los jubilados y las empresas que fijan precios para lograr un acuerdo para eliminar gradualmente la indexación con la expectativa de que la inflación realmente disminuirá.

No soy un experto en estos asuntos. Estoy gratamente impresionado por el trabajo realizado por mi amigo Luiz Carlos Bresser-Pereira, ex ministro de Finanzas de Brasil. Jugó un papel en la reducción de la inflación en Brasil y aprendió de la experiencia, incluso de sus propios errores que el mismo reconoce. Lo que ahora promueve es un nuevo enfoque que él llama Nuevo Desarrollismo (visítelo aquí www.bresserpereira.org.br). Todo esto está fuera de mi área de estudio, pero me parece convincente. Es una reinterpretación del estructuralismo latinoamericano, con una dosis de nacionalismo “en solitario” que repudia la austeridad que el FMI y el Banco Mundial quieren imponer a las naciones en desarrollo. Suena más bien como las recomendaciones que escuché del Gobernador del Banco Central de Argentina y del Vicepresidente en la conferencia a la que asistí. Lo importante es que Bresser defiende el ajuste estructural para combatir la inflación, no la austeridad. Eso está en línea con lo que expuse anteriormente. De hecho, la austeridad dificulta la implementación de los cambios estructurales necesarios para reducir permanentemente la inflación; y empeora los conflictos de clases ya que la austeridad golpea más severamente a los trabajadores y especialmente a los trabajadores de menores ingresos.

Quería decir más sobre las actitudes hacia la inflación, la supuesta culpabilidad del Banco Central al avivar el fuego de la inflación, las recientes restricciones de capital destinadas a reducir el acaparamiento de dólares y el papel que desempeñan los principales medios de comunicación en promover una creciente reacción contra el Banco Central de Argentina y el presidente, pero este blog ya se ha extendido demasiado. Supongo que tendrá que haber una Parte 2.

Éste es el anticipo: no importa cuál sea el nivel de inflación en Argentina (10% o 25%), el banco central no es un contribuyente significativo. De hecho, los tipos de políticas propuestas por su gobernador son consistentes con la reestructuración que ayudará a reducir las presiones inflacionarias a largo plazo. Además, lo que miran la mayoría de los críticos —el tamaño del balance del banco central, por ejemplo— no tiene nada que ver con las presiones inflacionarias. Los bancos centrales no lanzan dinero en helicóptero. Siempre que salgo, miro hacia arriba para ver si el tío Ben Bernanke está pilotando un helicóptero en mi vecindario, ya que realmente me gustaría tener en mis manos una de esas infames bolsas de dólares que supuestamente inyecta en la economía. Desafortunadamente, nunca lo veo. Mercedes Marco del Pont tampoco tiene helicóptero. Miré. Tienes que buscar los pesos en otra parte, no están cayendo del cielo.

Traducción de Stuart Medina

Deja un comentario