Destacado Teoría

La hiperinflación de la República de Weimar a través de la lente de la teoría monetaria moderna. (Parte 2 de 3)

Continuación de la serie cuya primera parte está en este enlace.

La hiperinflación de la República de Weimar a través de la lente de la teoría monetaria moderna. (Parte 1 de 3)

La hiperinflación de la República de Weimar

Reparaciones e inflación

Dos vías de discusión surgieron de las reparaciones de guerra exigidas a Alemania después del Armisticio de 1919. El primero es “el problema presupuestario”, que cuestionaba si Alemania era fundamentalmente capaz de pagar las sumas monetarias exigidas por las reparaciones (Keynes 1919; Rueff 1926; Mantoux 1946). El segundo es “el problema de las transferencias”, que refleja una preocupación por la conversión del dinero alemán en moneda extranjera para el pago a los aliados. (Keynes 1929; Ohlin 1929). El Comité Dawes dividió el pago de las reparaciones alemanas en dos partes —en el Problema Presupuestario de sacar las sumas de dinero necesarias de los bolsillos del pueblo alemán y depositarlas en la cuenta del Agente General, y el Problema de Transferencia para convertir el dinero alemán así recibido en moneda extranjera.”(Keynes 1949 [1929]: 161, énfasis en el original).

Keynes enfatiza la importancia del problema de las transferencias y argumenta que incluso si las autoridades alemanas hubiesen podido reducir el consumo interno alemán suficientemente mediante impuestos, los recursos así liberados no necesariamente habrían producido el aumento en las exportaciones requerido para cumplir con las demandas de reparación de los Aliados. Keynes sostiene que se requiere algo adicional, los salarios alemanes deben reducirse lo suficiente para que sus exportaciones potenciales sean competitivas. «Los gastos del pueblo alemán deben reducirse no solo por la cantidad de impuestos de reparación que deben pagar de sus ganancias, sino también por una reducción en su tasa de ganancias en oro… el problema Presupuestario depende de la riqueza y la prosperidad del pueblo alemán; el problema de Transferencia sobre la posición competitiva de sus industrias en el mercado internacional”. (Keynes 1949 [1929]: 165, énfasis en el original).

Keynes se mostró pesimista en cuanto a que el problema de las transferencias pudiese resolverse. Consideró que serían necesarias reducciones significativas de los salarios si se deseaba aumentar suficientemente las exportaciones alemanas. Señala que, ‘Mi propia opinión es que en un momento dado la estructura económica de un país, en relación con las estructuras económicas de sus vecinos, permite un cierto nivel “natural” de exportaciones, y que arbitrariamente efectuar una alteración material de este nivel mediante dispositivos deliberados es extremadamente difícil ”(Keynes 1949 [1929]: 167).

Ohlin discrepaba de la opinión de Keynes, argumentando que las reducciones de precios relativamente pequeñas pueden conducir a aumentos significativos en las ventas de exportación, ‘… muchos productos alemanes en la línea fronteriza de la “exportabilidad” pueden venderse en grandes cantidades si sus precios caen un 10 por ciento. Con este trasfondo, un aumento de las exportaciones en un 30, 40 o 50 por ciento no parece imposible.” (Ohlin 1949 [1929]: 176). También consideró que Keynes sobrestimaba en gran medida el alcance del desafío que enfrentan las naciones que desean aumentar sus exportaciones, “sospecho que una de las razones por las que la mayoría de la gente se inclina a exagerar la dificultad de crear un superávit de exportación alemán es esa impresión del hombre de negocios “práctico”, que ya tiene un gran comercio de exportación, de que le es difícil incrementar sus ventas en el exterior. Sin embargo, esta impresión es engañosa, ya que se basa en un supuesto tácito de que las condiciones de la demanda no han cambiado y no tiene en cuenta que muchas empresas pueden pasar de exportar prácticamente nada a ventas considerables en el exterior durante un período de cinco o seis años ” (Ohlin, 1949). [1929]: 176).

Ormazabal (2008) unifica las cuestiones presupuestaria y de transferencia, criticando tanto a Keynes como a Ohlin. Reconoce que habría que subir los impuestos para reducir el consumo alemán de modo que se dispusiera de suficientes bienes y servicios para transferir a los aliados: “Se entiende que los alemanes dejan de consumir porque se desprenden del dinero” (Ormazabal 2008: 10). Sigue razonando que si la necesidad de dinero alemán para pagar las exportaciones alemanas igualaba a la moneda alemana que el Agente General[1] convertida en divisas extranjeras, la transferencia de dinero alemán para reparaciones al Agente General no desestabilizaría los mercados de divisas. Sin embargo, si los impuestos no son suficientes para reducir el consumo alemán, los ingresos por exportaciones no serán suficientes, lo que provocará una caída del tipo de cambio del marco; y una caída en el tipo de cambio alemán haría cada vez más oneroso para Alemania —a través del Agente General— el obtener la moneda extranjera necesaria para cumplir con sus obligaciones de reparación.

En general, estamos de acuerdo con este resumen, enriquecido aún más con las intuiciones de la TMM. Debido a que los impuestos se fijaron en un nivel demasiado bajo, el pago de las reparaciones dio como resultado niveles más altos de gasto deficitario alemán. Además, las tasas de interés más altas implementadas para combatir la inflación aumentaron aún más el déficit (un punto obviado en los relatos ortodoxas; ver Apéndice 2). También señalaríamos que este gasto deficitario no fue solo para compras de bienes y servicios reales y pago de intereses, sino también para compras de divisas por parte del Agente General. Las compras de divisas (y oro) son, funcionalmente, gasto deficitario, aunque no se contabilizan como tales, sino únicamente como compras de activos por parte del banco central. Por lo tanto, argumentamos que, en la práctica, las cuentas declaradas subestiman el tamaño de los déficits. Es importante destacar que, siendo insuficientes tanto los pasivos tributarios como su cumplimiento, las compras alemanas de divisas solo podrían realizarse a precios continuamente más altos. Aquí es donde la TMM aporta una intuición importante aquí, a saber, que fueron los precios más altos pagados la causa del aumento en el nivel de precios, y solo si los salarios reales se hubiesen reducido lo suficiente hasta el punto de reducir el consumo interno y aumentar las exportaciones, Alemania podría haber comprado las divisas requeridas sin pagar precios más altos.

El ultimátum de Londres, la invasión francesa y la hiperinflación de 1922-23

Si bien hacia febrero de 1920 los precios al por mayor eran 17 veces más altos que en 1913 (Hetzel 2002: 4), el nivel de precios se mantuvo relativamente estable después de marzo de 1920, y Hetzel sostiene que las reformas fiscales introducidas por Matthias Erzberger (Ministro de Hacienda), asumiendo el nivel corriente anual de reparaciones de 2.240 millones de marcos, podría haber generado un presupuesto equilibrado: “Dados los gastos reales estables, el crecimiento de la economía habría aumentado los ingresos y equilibrado el presupuesto” (Hetzel 2002: 5). Sin embargo, podríamos argumentar, dada la importancia de los pagos de tasas de interés en el aumento de los déficits, que esta predicción positiva presupone la implementación y el mantenimiento de una política de tipos de interés bajos.

En cualquier caso, con el Programa de Londres (también conocido como Ultimátum) de mayo de 1921, las demandas de reparación aumentaron drásticamente[2], incluyendo exigencias de impuestos más elevados para reducir aún más unos niveles de vida domésticos que ya se encontraban en niveles muy bajos. El gobierno alemán, en un desafío a las exigencias, no logró aumentar los impuestos lo suficiente. En cambio, se permitió que aumentara el gasto deficitario y, en consecuencia, siguió una depreciación continua del tipo de cambio; y, a medida, que el Agente General pagaba precios cada vez más altos por las divisas, contribuyendo a nuevas caídas del tipo de cambio, el nivel de precios alemán aumentaba continuamente (consulte el apéndice 3). A medida que la inflación se aceleró durante 1922 y hasta 1923, el gobierno respondió con un aumento del gasto (incluidos los mayores gastos por intereses derivados de las altas tasas de interés que se aplicaron como un intento de detener la consiguiente caída en el tipo de cambio[3]) a precios incrementados. La considerable especulación cambiaria contribuyó a que se produjeran más caídas significativas en el marco y aumentos en el nivel de precios (Hetzel 2002: 5).

Para empeorar las cosas, el hecho de que Alemania no cumpliera con las demandas francesas de pago a finales de 1922 llevó a los franceses (con el apoyo de Bélgica) a invadir el Ruhr en enero de 1923 y a cobrarse los pagos en bienes, especialmente carbón. En respuesta, el gobierno alemán continuó apoyando financieramente a los trabajadores y empresas del Ruhr a través de gasto deficitario a pesar de la caída de la producción que siguió a la invasión. En consecuencia, la hiperinflación que había comenzado en agosto de 1922 se aceleró y continuó hasta noviembre de 1923 (Cagan 1956) (Ver Apéndice 3).

Relato de la hiperinflación de Weimar de Helferrich

Helferrich[4]  en su famosa obra Geld ( Money) considera que la fuerza motriz la inflación de la posguerra surge de los trabajadores que intentan mantener los niveles de vida en los niveles anteriores a la guerra, pese a la destrucción del capital alemán,la disminución drástica de la productividad laboral y las reparaciones aliadas:

Pero se plantearon reivindicaciones y se presionó eficazmente para elevar el nivel de bienestar y al mismo tiempo reducir la intensidad del trabajo. Esto podría tener solo un resultado: una carrera entre salarios y precios como la que hemos presenciado en los últimos años. La posición social y política del Laborismo tenía suficiente fuerza como para imponer salarios más altos a pesar del hecho de que se estaba haciendo menos trabajo. Como las ganancias del capital se habían reducido al mínimo, los salarios más altos solo podrían pagarse si se podían alcanzarse precios más altos por los productos. Pero los precios más altos elevaron el costo de vida y provocaron demandas renovadas de salarios más altos, lo que a su vez condujo a un aumento adicional de los precios (Helfferich 1969 [1927: 597]).

Esto es consistente con el relato sobre inflación de la TMM, ya que los precios más altos que paga el gobierno por la mano de obra son una instancia en la que la moneda se redefine a la baja. Los precios más altos pagados por la mano de obra del sector privado son posibles, directa e indirectamente, por el aumento del nivel de gasto público a precios cada vez más altos.

Helfferich describe aquí los efectos de la disminución del marco en el nivel general de precios como resultado de los precios más altos pagados por las divisas y también cómo el aumento de la oferta monetaria seguía a los aumentos en el nivel general de precios:

«La consecuencia necesaria y directa de las elevadas tasas de cambio del oro, en las que se expresó el colapso de la moneda alemana, fue un aumento correspondiente en los precios de todas las mercancías que Alemania importaba de países con altos tipos de cambio. Debido a la importancia de las importaciones para la alimentación de la población y para la industria alemana, el alto costo de las importaciones se reflejaría, necesariamente, en sueldos y salarios y, en última instancia, en los precios de los bienes producidos en el país … El aumento de sueldos y salarios, combinados con los precios más altos de todos los materiales, llevaron, por supuesto, a un aumento de los gastos del Reich y, en la medida de los ingresos del Reich a la tasa correspondiente[5], la deuda flotante y, en concierto, el recurso del Reich al Reichsbank se forzaban a alza… Estos recursos al Reichsbank enormemente incrementados por el público alemán y por los vencimientos financieros solo podían ser atendidos por el banco con un aumento en la emisión de billetes —de 173 mil millones de marcos el 7 de  julio de 1922 a 1984 mil millones de marcos el 31de   enero de 1923» (Helfferich 1969 [1927]: 600-1).

Helfferlich reconoce que, a diferencia de los economistas neoclásicos o monetaristas, el fin del patrón oro permitió que la oferta monetaria siguiera el aumento de los precios a medida que se acomodaba al aumento de la demanda de dinero necesaria por el aumento de los precios. Esto era fundamental para el funcionamiento técnico del sistema de pagos y no tenía nada que ver con la inflación. (Helfferich 1969 [1927] 597 – 8). Helfferich continúa, «… en los veinte meses que siguieron a la aceptación del Ultimátum de Londres … la emisión de billetes del Reichsbank [aumentó] 23 veces, el número de índice al por mayor [precios] para productos de los hogares 226 veces,  el de las importaciones [precios] 353 veces, y el tipo de cambio del dólar 346 veces» (Helfferich 1969 [1927] 598-9, paréntesis agregados). Además, señala, «… de hecho, es inmediatamente obvio que en el caso de Alemania el aumento en la circulación de billetes no precedió al aumento de precios y también que [lo] siguió, pero lentamente y con cierta distancia en el tiempo…. De hecho, se puede obtener una concepción del esquema general y completo de la interacción de las causas en estos desarrollos sólo si se toman las divisas como punto de partida” (Helfferich 1969 [1927]: 599, paréntesis agregados).

Hefferlich argumenta que el aumento en la circulación no consiguió seguir el ritmo de la depreciación de la moneda alemana, por lo que claramente el aumento en la circulación de los billetes no podía ser la principal causa de la depreciación del marco. Irónicamente, a pesar del enorme aumento de la impresión de billetes, el dinero escaseaba. «Esto también explica por qué el catastrófico colapso del marco, que comenzó a mediados de 1922, fue, pese a la avalancha de billetes, acompañado de una aguda escasez de dinero” (Helfferich 1969 [1927] 599).

Helfferich respalda su argumento de que la impresión de dinero no fue la causa de la inflación al considerar los eventos de 1923; señala que, tras una mejora en el tipo de cambio del marco, los precios cayeron a pesar de que el volumen de billetes emitidos siguió aumentando significativamente;

los precios cayeron con una mejora cambiaria[6]. La caída fue más marcada en los precios de los bienes importados, que anteriormente habían seguido directa y completamente la estela de los tipos de cambio del  oro. La caída de los precios de los bienes de producción nacional fue menos marcada, ya que estos no se habían ajustado previamente en la misma medida a los tipos de cambio más altos. Sin embargo, mientras las tasas y los precios cayeron, la emisión de billetes se triplicó durante estas diez semanas [desde fines de enero hasta abril de 1923]» (Helfferich 1969 [1927]: 602, paréntesis agregados).

Helferrich era muy consciente de que, para el Estado alemán, negarse a aumentar la oferta monetaria para igualar la demanda de billetes no era una opción factible. En lugar de controlar la inflación y la depreciación de la moneda, habría resultado en la clausura inmediata del funcionamiento de todo el sistema de pagos y de la economía:

Pero tales reacciones [negarse a igualar la oferta de dinero con la demanda] habrían tenido lugar, si acaso, a costa de crisis y catástrofes incontrolables; porque, si tuviéramos que seguir los buenos consejos que nos han dado y dejáramos de lado las imprentas de billetes, mientras siguieran operando los factores que afectan negativamente a la moneda alemana, estaríamos privando a la vida económica alemana de los medios de circulación necesarios e indispensables para el comercio, para el pago de sueldos y salarios, etc., de modo que en muy poco tiempo las autoridades locales y el propio Estado no podrían pagar a sus acreedores y trabajadores. Luego, en unas pocas semanas, no solo las imprentas, sino también las minas y fábricas,
los ferrocarriles, las estafetas de correos, el Estado y la administración municipal, en fin, toda la vida comunal y económica, quedarían paralizados. (Helfferich 1969 [1927]: 602, paréntesis agregados)

Curiosamente, Helfferich se sintió obligado a expresar su oposición a las demandas de los Aliados con este comentario adicional: «El colapso de la vida económica del Estado y de la sociedad, sin embargo,  acabaría con la  idea insensata de que la nación alemana es capaz de afrontar tal tremendas demandas de reparación, y así destruiría la raíz del mal» (Helfferich 1969 [1927]: 603-604).

[1] El Agente General era una agencia que presionaba al gobierno alemán para cobrar el pago y gestionaba la conversión del dinero recibido en la moneda extranjera requerida (Ormazabal 2008: 7).

[2] El Ultimátum de Londres de mayo de 1921 estableció el monto total de las reparaciones exigidas por los Aliados en 132 mil millones de marcos oro. Se requirió la emisión y entrega a la Comisión de Reparaciones de tres categorías de bonos (denominados ‘Serie A’, ‘Serie B’ y ‘Serie C’). Los bonos de las series A y B requerían un pago incondicional de 50.000 millones de marcos (12.500 millones de dólares estadounidenses) de Alemania. El pago adeudado con respeto a los bonos ‘C’ se vinculaba a una evaluación por los aliados de la capacidad de pago de Alemania (Boletín de la Reserva Federal de 1921).

[3] Desde los primeros días de la guerra hasta finales de junio de 1922, la tasa del Reichsbank se mantuvo sin cambios en el 5%; se elevó al 6% en julio, al 7% en agosto, al 8% en septiembre y al 10% en noviembre de 1922, al 12% en enero de 1923, al 18% en abril, al 30% en agosto y al 90% en septiembre. Pero estos aumentos fueron insignificantes cuando se comparaban con el alivio progresivo de la carga de deuda durante la vida de un préstamo. Aunque, después de septiembre de 1923, un banco o un particular tenía que pagar a un tipo del 900% anual sobre un préstamo del Reichsbank, esto no disuaría en absoluto el endeudamiento» (Graham 1930: 65). Schacht observa cómo cayeron las tasas de interés después de la estabilización: «A principios del año 1924, una tasa de interés del 100 por ciento anual no era nada infrecuente en el mercado abierto, y casi se puede decir que fue la tasa normal. El Reichsbank, por otra parte, se mantuvo firme, después de la estabilización, en su tipo del 10 por ciento, lo cual rápidamente obligó a los tipo privados a entrar en vereda (Schacht 1927:202)

[4] Curiosamente, el doctorado de Helfferich fue supervisado por Georg Friedrich Knapp, autor de La teoría estatal del dinero (1905 [trad. 1924]). “Das Geld [ Money] era el manual de referencia alemán sobre cuestiones monetarias a principios del siglo XX … ”(Greitens 2020: 7-9, paréntesis agregados).

[5] Datos proporcionados por Helfferich (1969 [1927]: 617).

[6] Helfferich señala (1969 [1927]: 601) que el número de marcos de papel por dólar estadounidense se redujo de aproximadamente 50.000 a fines de enero a 22.000 en los meses inmediatamente posteriores y su “estabilización aproximada en esa cifra”.

Apéndice 1.

DÉFICITS, INGRESOS Y GASTOS GUBERNAMENTALES REALES

(millones de marcos por trimestre en valores de 1913)

Trimestre Déficit Ingresos Gasto Reparaciones en efectivo
1919 I 1501 n / A n / A 0
II 3394 987 4381 0
III 1977 854 2831 0
IV 780 653 1432 0
1920 I 348 397 745 0
II 1188 542 1730 0
III 1648 843 2490 0
IV 743 1389 2132 0
1921 I 196 1904 2100 0
II 1816 1819 3635 319
III 1230 1410 2640 451
IV 916 1103 2019 460
1922 I 499 1205 1703 347
II 297 1293 1590 177
III 585 888 1473 92
IV 826 646 1472 149
1923 I 1054 628 1682 99
II 1091 743 1798 30
III 2645 415 3062 6
IV 1928 803 2730 0
1924 I 177 1947 2124 0

Notas: Cada entrada trimestral se sumó a partir de las cifras mensuales que se habían deflactado con el índice de precios al por mayor promedio mensual, 1913 = 1.

Déficit: El cambio en la deuda del gobierno, que se calculó como los bonos y las letras del tesoro en circulación, sin contar las letras del tesoro en el Reichsbank que respaldaban los depósitos del gobierno allí. Los totales de bonos mensuales se interpolaron linealmente a partir de las cifras anuales. Ingresos: Ingresos fiscales (incluidos los préstamos forzosos-Zwangsanleihe) más los ingresos del ferrocarril estatal y el correo.

Gasto: Ingresos más déficit.

Gastos de reparación en efectivo: desembolsos mensuales para reparaciones en efectivo.

Fuentes [principales]: Allied Powers, Comisión de Reparación, Deutschlands Wirtschaft, Wahrung und Finanzen (Berlín, 1924), págs. 29, 62; Statistisches Reichsamt, Zahlen zur Geldentwertunq in Deutschland 1914 bis 1923, Sonderhefte 1 zu Wirtschaft und Statistik (Berlín, 1925), págs. 45-51; Wirtschaft und Statistik, 1-4 (1921-1924), passim; Armd Jessen, Finanzen, Defizit und Notenpresse 1914-1922 (Berlín, 1923), cuadro 6; Bundesarchiv, Koblenz [BAK] Reichsfinanzministerium R2 / 2659, R2 / 2795; BAK, Reichskanzlei R431 / 2357; Zentrales Staatsarchiv, Potsdam [ZSa] Reichsschatzministerium

22.01 / 3488. Para obtener más detalles, consulte Webb, “Ingresos y gastos”.

Fuente de la tabla y notas: Webb (1989: 779, paréntesis agregados).

Apéndice 2. 

INGRESOS Y GASTOS DEL REICH 1920-1923

‘Esta tabla es un promedio de tres conjuntos de cifras calculadas sobre el índice del costo de vida, el índice de precios al por mayor y el índice del dólar, respectivamente. Las cifras originales se expresan en millones y décimas de millones de marcos oro. Dado que solo llegan al primer decimal, se producen ligeras discrepancias entre los totales y las sumas de los elementos individuales cuando se toma el promedio de los tres conjuntos. El lugar decimal se ha omitido en la tabla anterior y se han realizado correcciones menores para asegurar totales consistentes. El equilibrio de las tablas originales deja algo que desear y por este motivo fueron necesarios algunos pequeños ajustes»

Graham (1930: 41).

Apéndice 3

 INFLACIÓN DE PRECIOS AL POR MAYOR Y TIPO DE CAMBIO (mensual, 1922-23)

Tasa de aumento mensual (%)

Año Mes Tipo de cambio Precios al por mayor
1922 enero 9 8
febrero 12 20
marzo 29 22
abril – 7 9
Mayo – 2 5
junio 30 22
julio 58 50
agosto 95 52
septiembre – 4 54
octubre 100 48
noviembre 53 66
diciembre – 4 17
1923 enero 190 112
febrero – 77 13
marzo – 8 – 7
abril 35 21
Mayo 85 58
junio 80 103
julio 196 181
agosto 224 247
septiembre 274 342
octubre 612 592

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro adaptado de Webb 1986: 776-77

Notas: Las tasas de aumento son tasas de cambio continuamente compuestas (logarítmicas) desde el final de un mes al siguiente. En el caso de los precios al por mayor, los valores al final del mes suelen estar interpolados logarítmicamente linealmente» (Webb 1986: 777, énfasis y paréntesis en el original).

Traducción de Rafael Carretero

Siguiente capítulo: el fin de la hiperinflación de Weimar y la perspectiva de la TMM

 

Deja un comentario