Destacado Editorial

Dinero, imperialismo y desarrollo

Ndongo Samba Sylla
Escrito por Ndongo Samba Sylla

*Comunicacion presentada por Ndongo Samba Sylla en la Third MMT Conference celebrada del 27-29 de septiembre de 2019 en la Stony Brook University, Nueva York

Señoras y señores, queridos colegas, queridos participantes.

Antes de comenzar mi charla, me gustaría agradecer a los organizadores de la tercera Conferencia Internacional MMT por invitarme. Me siento privilegiado por asistir a esta importante reunión. Un agradecimiento especial a Rohan Gray, presidente de Modern Money Network. Agradezco a los anfitriones del podcast de Money en la izquierda: Scott Ferguson, William Saas y Maxximilian Seijo. Me presentaron, así como algunos aspectos de mi trabajo, al movimiento TMM. Agradezco también a Fadhel Kaboub, Presidente del Instituto Global para la Prosperidad Sostenible, por su amable apoyo.

Creo que oí hablar por primera vez acerca de la teoría monetaria moderna (TMM) en junio de 2017 durante una conversación con uno de mis colegas con sede en la oficina de Túnez de la Fundación Rosa Luxemburgo. Comencé a leer literatura TMM algunos meses después mientras investigaba sobre el tema del franco CFA. Me impresionó la originalidad y la audacia del enfoque. Aprendí cosas importantes de las que nunca antes había oído hablar, como el enfoque de equilibrio sectorial, las finanzas funcionales, etc. Crucialmente, mi exposición al TMM me ayudó a comprender mejor el problema del franco CFA e influyó en mi pensamiento de cómo podemos abolirlo de manera progresiva.

El franco CFA nació en 1945 como una moneda común a las colonias francesas en el África subsahariana. Hoy en día, el acrónimo CFA franc se refiere actualmente a dos monedas distintas que siguen los mismos principios de gestión monetaria y tienen la misma paridad frente al euro. En primer lugar se refiere al “franco de la comunidad financiera africana” emitido por el Banco Central de los Estados del África Occidental (BCEAO) para los ocho países de la Unión Monetaria del África Occidental (UMAO): Benin, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Mali, Níger, Senegal y Togo. Guinea-Bissau se unió a la UMAO en 1997. El acrónimo CFA se refiere también al “franco de cooperación financiera africana” emitido por el Banco de Estados de África Central (BEAC) para los seis países de la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC) – Camerún, Chad, Congo, Gabón, Guinea Ecuatorial y República Centroafricana. Guinea Ecuatorial se unió a la CEMAC en 1985. Estos catorce países más las Comoras constituyen los “países africanos de la zona franco”. El franco comorano emitido por el Banco Central de las Comoras (BCC) funciona como el franco CFA pero tiene una paridad diferente con respecto al euro.

En mi presentación, abordaré tres puntos con respecto a la TMM y el tema del franco CFA. Primero, la historia del franco CFA es una ilustración interesante del enfoque cartalista. De hecho, nos permite redescubrir principios familiares de la TMM, a saber, el dinero moderno es una criatura del estado, los impuestos crean una demanda por la moneda emitida por el estado, el estado que emite su propia moneda puede comprar todo lo que se vende en su propia moneda. En segundo lugar, la TMM es relevante para la comprensión de los problemas asociados con el franco CFA, ya que el franco CFA podría concebirse como uno de los casos más radicales de subordinación monetaria. Mientras el dólar estadounidense y el yen podrían presentarse como monedas soberanas paradigmáticas, el franco CFA podría describirse como su polo opuesto: un acuerdo paradigmático de divisas no soberanas. En tercer lugar, la TMM tiene mucho que ofrecer con respecto a la discusión sobre cómo ir más allá del franco CFA en general y sobre la integración monetaria en el continente africano en general.

Mi presentación se articulará en torno a 6 partes. La primera pretende ser una ilustración de la visión cartalista sobre los orígenes del dinero moderno en el África francófona. El segundo describe el nacimiento del franco CFA, una criatura del Ministerio de Finanzas francés. La tercera parte se centra en cómo evolucionó el sistema CFA y cómo funciona. La cuarta parte describe las ventajas para Francia de mantener el franco CFA. La quinta parte discute las restricciones asociadas con dicha moneda no soberana. La sexta parte describe los resultados económicos a largo plazo de los países que utilizan el franco CFA. Concluiré evaluando las diferentes alternativas actualmente propuestas para ir más allá del statu quo monetario y destacando la relevancia general de la perspectiva TMM para el continente africano.


1. Sobre los orígenes del dinero


“Cualquiera puede crear dinero; el problema es conseguir su aceptación “, solía decir Hyman Minsky. Lo que los antropólogos llaman “transición monetaria” y lo que en un lenguaje TMM podríamos llamar la transición al dinero “moderno” describe el proceso histórico a través del cual las poblaciones indígenas llegaron a “aceptar” el reemplazo de sus propias monedas por monedas coloniales.

Cuando Francia creó la federación francesa de África Occidental, una federación de ocho colonias africanas, en 1895 y la federación francesa de África Ecuatorial en 1910, una de las primeras tareas de los administradores coloniales fue tratar de imponer la moneda francesa. ¿Por qué? Por supuesto, el dinero para los imperios era un mojón territorial. Sin embargo, la verdadera razón es que sabían que, mientras no controlaran los circuitos monetarios, les era imposible controlar los circuitos de producción e intercambio. Para obtener el control sobre el tejido económico, era necesario controlar los circuitos monetarios. Mejor aún, al imponer su propia moneda, Francia no solo podía comprar todo lo que podía venderse en su propia moneda, sino también redirigir las estructuras de producción. Estas consideraciones explican en particular por qué Francia, como las otras potencias coloniales, había tratado de unificar su imperio colonial en términos monetarios. De hecho, los bloques monetarios permitieron la integración monetaria, bancaria y financiera entre las metrópolis y sus colonias. También son un medio conveniente para reducir los costos de transacción dentro de los imperios coloniales, es decir, aquellos asociados con la variabilidad del tipo de cambio y la incertidumbre.

Pero, ¿cómo lograron los administradores coloniales que las poblaciones indígenas “aceptaran” la moneda francesa? Utilizaron la fuerza física, la ley colonial y los impuestos. Sí, impuestos. Los administradores coloniales comenzaron por prohibir las monedas indígenas y el pago de impuestos coloniales en estas monedas indígenas. A veces, se enviaban tropas francesas a los mercados para garantizar que las transacciones se realizaran en francos. En 1925, el Código Colonial, llamado en francés le Code de l’Indigénat, introdujo la obligación de usar el franco en transacciones comerciales bajo pena de castigo.

Los impuestos, en particular los impuestos directos, eran un medio para generar una demanda de la moneda francesa, lo cual fue objeto de resistencia por parte de las poblaciones que entendieron que la imposición del franco era sinónimo de pérdida de iniciativa económica. Como Mathew Forstater escribió en su artículo de 2005 sobre Impuestos y acumulación primitiva en África: “el gobierno colonial no necesitaba la moneda colonial que tenían los africanos. Lo que necesitaban era que la población africana necesitara la moneda, y ese era el propósito del impuesto directo”. Además de esta función en particular, los impuestos también se utilizaron para redirigir las estructuras económicas indígenas hacia el tipo de producción deseado por la metrópoli. Para poder pagar impuestos en moneda francesa, las poblaciones africanas tuvieron que trabajar voluntariamente o por la fuerza en los sectores favorecidos por la administración colonial, particularmente aquellos en los que estaba dispuesta a gastar. Del mismo modo, los préstamos del sistema bancario colonial se reservaron para sectores especializados en productos destinados a la exportación a la metrópoli. En otras palabras, los instrumentos fiscales y monetarios se movilizaron conjuntamente para transformar las sociedades africanas en zonas periféricas al servicio del capitalismo francés. El resultado ha sido una extroversión económica ilustrada, por ejemplo, por la importancia dada a los cultivos comerciales sobre los cultivos alimentarios.


2. La creación del franco CFA

Hasta 1945, era la moneda francesa que circulaba en la mayor parte del imperio colonial francés con signos monetarios diferenciados de un lugar a otro. Esta situación se denominó “unidad monetaria”. Es decir, una moneda única para un imperio. Sin embargo, dado que la economía francesa había emergido de la Segunda Guerra Mundial muy debilitada, era necesaria una devaluación del franco. Las reservas de oro de Francia habían disminuido significativamente. Y la inflación fue mucho más alta en Francia que en el Reino Unido, los Estados Unidos y las colonias. En este contexto, el problema principal era el siguiente: ¿debería aplicarse la misma tasa de devaluación en la Francia metropolitana y en las colonias? La aplicación de la misma tasa de devaluación habría tenido la ventaja de mantener la unidad monetaria, un símbolo querido por la metrópoli, pero habría infligido a las colonias una inflación adicional. El Ministerio de Finanzas francés decidió aplicar diferentes tasas de devaluación entre la metrópoli y las colonias. Esta decisión dio lugar a los francos coloniales, incluido el franco CFA. El acrónimo CFA originalmente significaba “colonias francesas en África”. El 26 de diciembre de 1945, el gobierno interino francés declaró el franco CFA al Fondo Monetario Internacional con una paridad increíble: 1 CFAF = 1.70 francos franceses. Tres años después, luego de una devaluación del franco francés que no se había transferido a las colonias, se cambió 1 CFAF por 2 francos franceses. A pesar del cambio en la unidad de cuenta del franco en 1960, esta paridad permanecería sin cambios entre 1948 y 1994.

¿Por qué Francia había adoptado un tipo de cambio tan obviamente sobrevaluado para sus colonias africanas? La pregunta puede hacerse especialmente en vista del hecho de que las monedas de las colonias británicas tenían un valor externo la mitad de la libra esterlina. Para tener en cuenta esta anomalía, debemos mirar el contexto de la época. Durante la Segunda Guerra Mundial, las relaciones entre Francia, luego bajo la ocupación alemana, y las colonias se habían debilitado. Las colonias habían diversificado sus relaciones comerciales con otras partes del mundo. Esto ha llevado a una disminución rápida y significativa en la participación de Francia en el comercio exterior de sus colonias africanas. En ese contexto, la increíble paridad del franco CFA lo hizo doblemente conveniente para una economía francesa demasiado débil para competir internacionalmente. Por un lado, un franco CFA fuerte trabajó para aumentar las importaciones de las colonias. Por otro lado, redujo la competitividad de las exportaciones de las colonias africanas, que ya no se podían vender en otros lugares. Como resultado, las colonias se vieron obligadas a recurrir a la metrópoli que, mientras tanto, había restaurado las barreras proteccionistas alrededor de su imperio colonial. Con el sistema de francos CFA, Francia pudo tener acceso a las materias primas críticas necesarias para su recuperación económica con la principal ventaja de que podría pagarlas en francos franceses y un 50% por debajo de los precios del mercado internacional.

Como podemos ver, el franco CFA es una criatura del estado francés. Nació como un instrumento proteccionista al servicio del capitalismo francés. Este sigue siendo el caso a pesar de que las relaciones económicas y financieras de los países africanos que usan el franco CFA se han diversificado a lo largo de las décadas.

3. ¿Cómo evolucionó el sistema CFA y cómo funciona?

Inicialmente, el franco CFA era una de varias monedas dentro de la zona franco. Al igual que el área esterlina, la zona franco nació en un contexto de desintegración económica y monetaria que llevó a las potencias coloniales a integrarse más con sus colonias y dependencias que entre sí. Creada en 1939, la zona franco incluía territorios dependientes de Francia en África, América, Asia, etc. Estos territorios estaban sujetos a la legislación cambiaria de Francia, así como a sus políticas comerciales y arancelarias.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la creación de francos coloniales junto con el franco metropolitano en realidad no puso fin a la llamada “unidad monetaria” en la zona franco. Esta observación proviene del primer informe sobre la zona franco de la administración colonial. Publicado en 1953, este informe enfatizó que dado que “las monedas de la zona del franco son libremente convertibles entre ellas, sin ninguna restricción, a tasas fijas, se puede considerar que la zona del franco tiene una moneda única, a pesar de la diversidad de denominaciones y la pluralidad de instituciones emisoras de dinero”. En otras palabras, el franco CFA, como el franco del Pacífico, el franco marroquí, el franco argelino, etc., eran cada uno el franco francés con un diseño exótico diferente.

Desde finales de la década de 1950 en adelante, el proceso de descolonización en África había llevado al desmantelamiento gradual de los bloques monetarios coloniales. Este fue particularmente el caso de la zona esterlina, la zona de peseta, la zona de escudo y la zona monetaria belga. Para los países recientemente independientes, la soberanía nacional se simboliza mediante la emisión de la moneda nacional y la adopción de una política cambiaria autónoma. Los países pertenecientes a la zona franco fueron la única excepción a esta tendencia. De hecho, antes de otorgarles la independencia, Francia había requerido que cada uno de ellos firmara “acuerdos de cooperación” en varios campos: asuntos exteriores, comercio exterior, materias primas, gestión de divisas, etc. Estos acuerdos privaron efectivamente a la prometida “independencia” de cualquier sustancia. Por lo tanto, otorgar a Francia el monopolio de sus recursos minerales y permanecer en la zona franco se encontraba entre las condiciones para el acceso de las antiguas colonias francesas subsaharianas a la soberanía internacional.

A lo largo de la década de 1960, cuando el franco francés aún no era totalmente convertible, el gobierno francés incluso estaba en condiciones de prohibir a los países africanos vender y comprar bonos y acciones extranjeras, pedir prestado a países fuera de la zona del franco, importar o exportar oro e invertir en países fuera de la zona franco. En ese momento, para mantener su control sobre las importaciones de los países de la zona del franco, Francia dificultaba su acceso al dólar estadounidense. Los gobiernos africanos tuvieron que solicitar la aprobación de Francia proporcionando un pronóstico anual de sus importaciones fuera de la zona franco. Francia había establecido límites de importación para ciertos artículos, como automóviles, refrigeradores, aires acondicionados, etc.

En ese momento, algunos jefes de estado africanos intentaron abandonar la zona franco. Pero los experimentos no tuvieron éxito ya que se enfrentaron a una fuerte resistencia de Francia y sus aliados locales. Guinea, bajo el presidente Sekou Touré, se retiró de la zona del franco y adquirió una moneda nacional en 1960. En represalia, los servicios secretos franceses interrumpieron la economía guineana al inundarla con billetes falsos. El presidente de Mali, Modibo Keita, sacó a su país de la zona franco en 1962 antes de traerlo de vuelta en 1967. El presidente de Togo, Sylvanus Olympio, fue asesinado en 1963 por soldados togoleses que sirvieron en el ejército francés, en vísperas del lanzamiento de la divisa nacional togolesa.

Desde entonces, la pertenencia a la zona franco se ha mantenido estable. Madagascar y Mauritania se fueron a principios de la década de 1970, pero en 1985 Guinea Ecuatorial y en 1997 Guinea Bissau se unieron a la zona franco. Desde mediados de la década de 1970, el Banco Central de los Estados del África Occidental y el Banco de los Estados del África Central tuvieron su sede en Dakar y Yaundé, respectivamente. Su personal, anteriormente 100% francés, estaba “africanizado”. Estos cambios administrativos son la base de la afirmación conservadora de que el franco CFA ya no es una moneda colonial sino una “moneda africana” plena. Como explicaré ahora, la llamada africanización de los bancos centrales de la zona del franco constituyen concesiones menores que no han afectado a la lógica funcional de un sistema monetario que sigue siendo colonial en sus fundamentos, sus mecanismos, su gestión y sus objetivos.

De hecho, el funcionamiento del franco CFA, hoy como en la época colonial, está estructurado por cuatro principios fundamentales. Primero, el tipo de cambio de las monedas CFA está vinculado a la moneda francesa (franco y luego euro). En segundo lugar, las transferencias de ingresos y los movimientos de capital son gratuitos dentro de la zona franco. En tercer lugar, el Tesoro francés promete prestar francos (y ahora euros) a los bancos centrales de la zona franco si se agotan sus reservas de divisas. Esta es la llamada “garantía de convertibilidad” del franco CFA. En otras palabras, el Tesoro promete ser una especie de “fondo monetario internacional” privado para estos países.

A cambio de esta llamada “garantía de convertibilidad”, desde 2005 cada banco central de la zona de francos debe depositar al menos la mitad de sus reservas de divisas en una cuenta especial del Tesoro francés llamada ‘cuenta de operaciones’. Tras la independencia el coeficiente obligatorio de depósitos fue del 100%, para ser rebajado al 65% entre 1973 y 2005. Este es el cuarto principio: la centralización de las reservas de divisas. En 2017, las reservas extranjeras africanas alojadas en el Tesoro francés ascendieron a 10 mil millones de euros, lo que representa el 15% del déficit público francés.

El concepto de ‘cuenta de operaciones’ es un invento de la administración colonial francesa. Por eso es desconocido en la jerga económica y financiera. Se refiere a una cuenta corriente abierta por el Tesoro francés para cada banco central de la zona franco. Realiza un seguimiento de todas las transacciones financieras entre Francia y los dos bloques monetarios de la zona franco. Por ejemplo, si Francia tiene que gastar en la zona del franco de África Occidental, sólo tiene que abonar en la ‘cuenta de operaciones’ la cantidad correspondiente. Del mismo modo, cuando los países de la zona del franco de África Occidental tienen que comprar bienes o servicios franceses, se carga la cantidad correspondiente en la ‘cuenta de operaciones’.

Tengamos en cuenta que todas las conversiones de moneda euro/franco CFA (y viceversa) pasan a través de la ‘cuenta de operaciones’. Cuando ésta tiene saldo acreedor, el Tesoro francés paga pequeños intereses. Cuando está en saldo deudor, esto significa que la garantía francesa está activa, un escenario que rara vez se observa. Sea como fuere, debe enfatizarse que a través del sistema de ‘cuentas de operaciones’, Francia puede vigilar las transacciones financieras externas de los países francos CFA y la gestión de sus reservas de divisas.

Hay otra contraparte de la ‘garantía de convertibilidad’ francesa: Francia está representada en los órganos de los bancos centrales de la zona franco. De hecho, tiene un poder de veto sobre cuestiones legales y controla la implementación de la política monetaria. Por lo tanto, no se puede tomar una decisión importante sin su consentimiento. Desde la llegada del euro, la gestión administrativa de los francos CFA también está bajo la autoridad de la Unión Monetaria Europea. De hecho, en noviembre de 1998, Francia llegó a un acuerdo con sus socios europeos: los francos CFA se vincularán al euro, pero hay que contar con las autoridades de la UME. Por ejemplo, Francia debe notificar previamente al Comité Económico y Financiero en caso de que se cambie la paridad de francos CFA en euros. Asimismo, se necesita un consenso europeo en caso de que se modifique la garantía de convertibilidad francesa y se amplíe la zona franco.

En resumen, podríamos decir que los países con francos CFA están bajo la doble tutela de las autoridades de Francia y de la Unión Monetaria Europea. Tras la decisión de vincular los francos CFA al euro, los países africanos han importado casi todas las reglas de la zona euro: el llamado marco de convergencia macroeconómica con sus objetivos asociados de baja inflación, bajos déficits públicos y deudas. En realidad, sería más apropiado hablar sobre el Euro CFA en lugar del franco CFA. El franco CFA hoy es solo un euro disfrazado, un submúltiplo del euro. Incluso podríamos hablar del franco CFA como un patrón euro de la misma manera que solíamos hablar sobre el patrón oro.

4. ¿Cómo se beneficia Francia de la zona franco?

Para Francia hay cinco ventajas principales en mantener el franco CFA. Esas ventajas fueron reconocidas en un informe público de 1970 por el Consejo Económico y Social francés.

Primero, Francia puede comprar en su propia moneda y a crédito todos los bienes y servicios vendidos en los países de la zona franco. Esta es una ventaja que ha sido históricamente importante. El franco francés era una moneda débil. Se devaluó diez veces entre 1945 y 1986. El dólar estadounidense es la moneda en la que se denominan los productos exportados por los países de la zona del franco. Si Francia tuviera que pagar sus importaciones de la zona del franco en dólares estadounidenses, esto lo habría obligado a tener excedentes comerciales duraderos, un escenario poco probable, o cambiar francos por dólares estadounidenses en los mercados de divisas, lo que habría debilitado aún más el tipo de cambio franco. Pero gracias al franco CFA, Francia disfrutó de un privilegio exorbitante en los países de la zona franco. Podría pagar sus importaciones en su propia moneda y así ahorrar sus reservas de divisas.

La segunda ventaja es que las empresas y productos franceses se benefician de puntos de venta significativos y estables en la zona franco. Sin embargo, este ha sido cada vez menos el caso desde la década de 2000 con la aparición de China como el principal socio comercial de la mayoría de los países de habla francesa.

La tercera ventaja es que Francia disfruta de un superávit comercial con los países de la zona del franco, que también le proporciona importantes cantidades de reservas de divisas que a veces se han utilizado para amortizar la deuda francesa.

Cuarta ventaja: las compañías francesas tienen la seguridad de poder repatriar sus ingresos y capitales libremente y sin riesgo de tipo de cambio debido a la política de transferencia gratuita y al hecho de que Francia finalmente decide la política monetaria y cambiaria.

La última ventaja: Francia tiene un sistema de control político que sirve a sus intereses económicos y tiene la virtud de no costarle nada. El poder de veto de Francia en los bancos centrales de la zona del franco y la obligación de los últimos de depositar al menos la mitad de sus reservas de divisas en el Tesoro francés son las dos contrapartes de su llamada garantía de convertibilidad. Sin embargo, esta garantía rara vez ha sido efectiva. Entre 1960 y hoy, las ‘cuentas de operaciones’ solo tuvieron saldo deudor entre 1980 y 1993. Los montos anuales promedio asociados con la facilidad de descubierto del Tesoro francés fueron ridículos y, sobre todo, facilitaron la fuga de capitales en un momento en que se consideraba una devaluación de los francos CFA inevitable.

5. Problemas con el sistema CFA

Los problemas con el sistema CFA se pueden clasificar en dos encabezados principales: (i) falta de soberanía monetaria a nivel político; (ii) falta de soberanía monetaria a nivel económico.

Más allá de la adopción imprudente de las reglas de gestión macroeconómica de la zona euro, la falta de soberanía política en la zona del franco resulta del control de la política monetaria y cambiaria por parte del Tesoro francés y del peso económico aún significativo de los bancos franceses. En virtud de su soberanía política sobre los francos CFA, Francia tiene la última palabra en tiempos de crisis. Por ejemplo, en 1994, Francia impuso la devaluación de los dos francos CFA a pesar de la oposición de la mayoría de los jefes de estado africanos. Francia, junto con el FMI, eligió implementar una tasa uniforme de devaluación del 50% a pesar del hecho obvio de que esta tasa no estaba justificada de ninguna manera en vista del grado desigual de sobrevaluación del tipo de cambio en todos los países que utilizan el franco CFA. De hecho, la coherencia económica habría llevado a la ruptura de la zona franco con cada país emitiendo su propia moneda. Pero Francia quería mantener intacto su imperio monetario.

Del mismo modo, como soberano sobre los francos CFA, Francia tiene la capacidad de organizar un embargo financiero contra los jefes de estado de la zona franco con los que está en conflicto. Este ha sido el caso, por ejemplo, en 2011 durante la disputa electoral que se opone al presidente en funciones Laurent Gbagbo y Alassane Ouattara, la protegida de Francia. Siguiendo las órdenes de Francia, los bancos franceses presentes en Costa de Marfil detuvieron todas sus operaciones mientras que el Banco Central de los Estados de África Occidental bloqueó las cuentas del gobierno marfileño. Más tarde, Francia envió sus tropas para desalojar al presidente Gbagbo de su palacio.

En cuanto a la ausencia de soberanía monetaria en términos económicos, es decir, la ausencia de una política monetaria y cambiaria autónoma, puede ilustrarse de muchas maneras.

Primero, la gestión de las reservas de divisas de los países de la zona del franco depende de los altibajos de la moneda francesa. Hasta principios de la década de 1970, las reservas de divisas de África se mantenían al 100% en francos franceses. Cada vez que el franco se devaluó, los países africanos perdieron poder adquisitivo internacional sin compensación. Hoy en día, las reservas de divisas almacenadas en las cuentas de operaciones están sujetas a rendimientos reales negativos, es decir, la tasa de interés nominal pagada por el Tesoro francés es inferior a la tasa de inflación en Francia. Curiosamente, mientras los países africanos están perdiendo dinero real en sus reservas inactivas en el Tesoro francés, necesitan dinero para financiar el desarrollo. Como no pueden pedir prestado dinero a nivel nacional como lo desean debido a limitaciones legales, emiten eurobonos que ofrecen al menos un rendimiento anual del 5%.

En segundo lugar, el sistema CFA tiene la particularidad de ser una unión monetaria dual. Quiero decir que los dos bloques monetarios que usan el franco CFA, debido a la paridad fija con el euro, forman una especie de unión monetaria con la zona euro. Aparte de la Unión Monetaria del Caribe Oriental, no hay ningún ejemplo conocido de una unión monetaria con un tipo de cambio fijo. En otras palabras, los países que usan el franco CFA individualmente no tienen soberanía monetaria porque pertenecen a una unión monetaria. Mejor aún, las dos uniones monetarias a nivel supranacional no tienen soberanía monetaria ya que su moneda está vinculada al euro.

Como resultado de esta vinculación, algunos de los países más pobres del mundo, como Níger y la República Centroafricana, dependen de la política monetaria del Banco Central Europeo. Por ejemplo, entre 2002 y 2008, el franco CFA, después del euro, se apreció gradualmente en más del 90% frente al dólar estadounidense. Como resultado, la competitividad de los precios de los países africanos disminuyó fuertemente. En el sector del algodón, un producto que se cotiza en dólares estadounidenses, las empresas y los campesinos se declararon en quiebra durante este período debido solo a la considerable apreciación del euro. En Senegal, la producción de alimentos se vio comprometida ya que los productores de arroz no pudieron competir en su propio país con el arroz importado de Asia.

Una consecuencia desafortunada de la elección de un tipo de cambio fijo es que los países africanos, en tiempos de crisis, no tienen ningún mecanismo de ajuste que no sea la “devaluación interna”, es decir, políticas de austeridad diseñadas para reducir los precios internos y los déficits públicos y que finalmente conducen a un mayor empobrecimiento de poblaciones depauperadas.

Otra característica importante de la falta de soberanía monetaria es el carácter disfuncional del sistema bancario en la zona franco. Para mantener la vinculación al euro y lograr una tasa de inflación inferior al 3%, las reservas totales de divisas deben ser iguales al menos al 20% de los pasivos a la vista de los bancos centrales. De lo contrario, estos últimos deben aumentar sus tasas de interés y disminuir sus límites máximos de refinanciación de acuerdo con las normas establecidas por el acuerdo monetario firmado por los países africanos con Francia. En la práctica, esta relación a menudo es cercana al 100%, lo que significa que los dos francos CFA en realidad operan como juntas monetarias.

Este racionamiento del crédito que opera a nivel del banco central se ve reforzado por la estrategia particular de “alto margen” de los bancos comerciales dominados por extranjeros, es decir, el bajo volumen de préstamos y las altas tasas de interés. A pesar de las fuertes necesidades de financiamiento expresadas por el sector productivo, el sector bancario a menudo sufre de un exceso de liquidez. Como resultado, los sectores primario y secundario están marginados en términos de acceso a préstamos bancarios. Lo mismo ocurre con las pequeñas y medianas empresas. Por ejemplo, en la zona franco de África occidental, un tercio de los préstamos bancarios corresponden a las 50 empresas mayores. Sin embargo, hay una cifra más impactante. En 2016, todo el sector productivo de Guinea Bissau, un país de 2 millones de personas, recibió solo 39 mil millones de francos CFA en préstamos bancarios, mientras que los 3.500 empleados del Banco Central de los Estados del África Occidental recibieron 52 mil millones de francos CFA en préstamos internos. Es como si dijéramos que los empleados de la Reserva Federal recibieron más préstamos bancarios que todo el sector productivo en un determinado Estado de los Estados Unidos.

Lo que está sucediendo en la zona franco es realmente una locura. Pero las autoridades monetarias, los políticos y sus expertos parecen estar contentos con el statu quo actual.

6. Resultados a largo plazo

Los defensores del franco CFA generalmente dicen que proporciona estabilidad económica a través del mantenimiento de una paridad fija con el euro y bajas tasas de inflación. Hasta cierto punto, en el mundo en desarrollo, los países pobres en francos CFA son los campeones en términos de lograr bajas tasas de inflación. ¡Durante las últimas seis décadas, la tasa promedio de inflación ha sido más baja en Costa de Marfil que en los Estados Unidos!

Según los defensores del franco CFA, este entorno deflacionario garantiza un clima favorable para la inversión extranjera y, por lo tanto, para el crecimiento económico. ¿Es eso cierto? ¿Es atractiva la zona franco? Ghana, que tiene una moneda flexible y tasas de inflación de alrededor del 10%, tenía un stock de Inversión Extranjera Directa (IED) recibida del exterior en 2016 que era mayor que el total de los ocho países que usan el franco CFA en África Occidental. La República Democrática del Congo, que es uno de los países africanos más dolarizados, había recibido un stock de IED entrante en 2016 que era superior a cinco de los seis países que usan el franco CFA en África Central. Conclusión: el caso del atractivo de la zona franco no se sostiene empíricamente. Las decisiones de los inversores están motivadas por parámetros distintos de mantener un tipo de cambio fijo o un bajo nivel de inflación.

Por otro lado, se puede ver que las tasas de crecimiento económico de los 14 países que actualmente usan el franco CFA han sido bajas a largo plazo. Nueve de ellos están clasificados como Países Menos Desarrollados (PMA), mientras que 4 de los otros 5 países que no son PMA tienen un PIB real per cápita actualmente por debajo del nivel más alto que alcanzaron en los años setenta y ochenta. Por ejemplo, Costa de Marfil, que es la mayor economía de la zona del franco, tenía un PIB per cápita en 2016 que era 1/3 menor que en 1978, es decir, hace 41 años. Senegal, que es la segunda mayor economía de la zona franco de África Occidental, tuvo un PIB real per cápita en 2016 similar al de 1960, cuando obtuvo su independencia.

Cabe señalar que en estos países económicamente extrovertidos, la evolución del producto interior bruto (PIB) a menudo es diferente de la de la renta nacional bruta (RNB). Por ejemplo, para Guinea Ecuatorial, un pequeño país de la zona franco y exportador de petróleo, la diferencia entre el PIB y la RNB fue menos de la mitad del PIB durante la década de 2000. La diferencia entre el PIB y la RNB se compone de transferencias de rentas netas al exterior. Por ingresos, se entienden beneficios, dividendos, pagos de intereses de la deuda externa y las remuneraciones de los trabajadores expatriados.

Además, el comercio dentro de la zona franco también sigue siendo débil a pesar de más de 70 años de integración monetaria. Se encuentra alrededor del 5% en África Central y alrededor del 15% en África Occidental.

Finalmente, incluso los estudios empíricos neoclásicos sobre áreas monetarias óptimas coinciden en que la existencia de la zona franco no está justificada económicamente y que su longevidad se debe principalmente a consideraciones políticas.

Conclusiones: alternativas al sistema CFA

En estos últimos años, el franco CFA se ha visto cada vez más desafiado por un creciente número de intelectuales africanos y movimientos sociales panafricanistas que exigen su abolición. Para ellos, la existencia del franco CFA denota una falta de soberanía, tanto política como económica, y constituye un obstáculo que frustra el desarrollo económico y las aspiraciones democráticas. Una encuesta de opinión de noviembre de 2017 muestra que el 66% de los togoleses piensan que el franco CFA beneficia principalmente a los intereses franceses y que debería abolirse. Aunque existe cierta unanimidad sobre la necesidad de salir del actual statu quo monetario, se observan fuertes desacuerdos sobre lo que se debe hacer. Se pueden distinguir cuatro perspectivas rivales.

La primera es la perspectiva que llamo “reformismo simbólico”, que consiste en tocar solo los símbolos visibles del imperialismo monetario francés sin tocar sus cimientos. Estos incluyen propuestas tales como cambiar el nombre del franco CFA, fabricar billetes y monedas fuera de Francia e incluso reducir aún más el coeficiente depósito de las reservas de divisas en el Tesoro francés. Esta perspectiva fue articulada, por ejemplo, por el presidente francés Emmanuel Macron.

La segunda perspectiva apunta a mantener la zona franco adaptándola al contexto actual marcado por el declive económico y geopolítico de Francia y Europa. Lo llamo “reformismo adaptativo”. Este es el caso, por ejemplo, de aquellos que desean que el tipo de cambio de francos CFA sea más flexible. Generalmente, dos argumentos respaldan esta propuesta de reforma: por un lado, la vinculación al euro es demasiado rígida y socava la competitividad de los precios de los productos de exportación de la zona del franco africano denominados en dólares estadounidenses; por otro lado, la geografía de sus flujos comerciales se está moviendo cada vez más desde Europa hacia países que operan en dólares estadounidenses como China. Esta perspectiva la articulan algunos expertos africanos. También se puede encontrar en un informe altamente eurocéntrico de 2018 de Dominique Strauss-Kahn.

A diferencia de estas propuestas reformistas, hay otras dos perspectivas que articulan una agenda abolicionista en la medida en que abogan por un proyecto de integración monetaria que requiera la desaparición de la zona franco. Por ejemplo, los Jefes de Estado de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) se comprometieron en 2000 a acelerar la integración regional mediante el lanzamiento de una moneda única regional. Este proyecto, a menudo presentado como una alternativa al franco CFA, plantea problemas técnicos y políticos. Técnicamente, ningún país cumple aún los criterios de convergencia copiados del Tratado de Maastricht y definidos como requisitos previos para ingresar a la nueva zona monetaria. Políticamente, desde 2017 Muhammadu Buhari, el actual presidente nigeriano ha estado pidiendo como requisito previo que los ocho países de África Occidental que usan el franco CFA proporcionen un plan de divorcio del Tesoro francés. Pero estos últimos han guardado silencio sobre su demanda, por temor a enojar a Francia.

Sea como fuere, creo que este proyecto de moneda única no es una buena idea por ahora. Más allá del hecho de que es una réplica grosera de la zona euro, hay tres cuestiones a considerar. Primero, los beneficios de compartir una moneda única no son obvios porque el comercio entre los países de África Occidental es muy bajo, alrededor del 10%. En segundo lugar, existen grandes asimetrías entre Nigeria, un exportador de petróleo que representa la mitad de la población de África occidental y 2/3 de su PIB, y los países restantes que son importadores netos de petróleo para la mayoría de ellos. Tercero, no existe un mecanismo planificado de federalismo fiscal. En cambio, se supone que los miembros de la zona Eco deben adherirse a la sólida visión financiera con prioridad sobre la baja tasa de inflación y los bajos déficits y deudas públicas.

Los países de África occidental están, por ahora, lejos del umbral mínimo de unidad política necesario para embarcarse en un proyecto de moneda única. Aquellos que quieran sustituir el franco CFA con una moneda única de África Occidental se adhieren a la perspectiva que yo llamo “abolicionismo neoliberal”, es decir, una salida del franco CFA que sigue el modelo de integración monetaria neoliberal tipificado por la Eurozona.

Finalmente, existe la perspectiva extremadamente minoritaria que defiendo y me gusta llamar ‘abolicionismo soberano’, lo que significa una salida del franco CFA que rompe con los modelos coloniales y neoliberales de integración monetaria al tiempo que fortalece la soberanía de los países africanos de forma individual y colectiva. Desde mi punto de vista, derivado de los principios de la TMM, cada país franco CFA debe tener su propia moneda nacional emitida por su banco central nacional y con tipos de cambio basados en los fundamentos económicos. Sin embargo, a diferencia de la actual falta de solidaridad entre las monedas africanas, podríamos trabajar para lo que mi coautor Fanny Pigeaud y yo llamamos un ‘sistema de monedas nacionales solidarias’. Esta solidaridad podría implementarse de varias maneras: compartiendo un sistema panafricano de pagos y compensación; la agrupación de parte de las reservas de divisas de los bancos centrales africanos para reducir la volatilidad de los tipos de cambio y disminuir la dependencia de los países africanos de los préstamos del FMI; la implementación de políticas comunes amigables con el medio ambiente para garantizar la autosuficiencia energética y alimentaria, dos sectores muy costosos en términos de factura de importación para la mayoría de los países de África occidental.

Debía admitir que la idea de dividir la zona franco para las monedas nacionales no es obvia. Antes de leer la literatura sobre la TMM, tenía algunas dudas sobre la conveniencia de las monedas nacionales. Pero esto ya no es el caso. De hecho, la ventaja de la opción de monedas nacionales solidarias es que permite conciliar la flexibilidad macroeconómica a nivel nacional con la solidaridad entre los países africanos. Tiene en cuenta las diferencias en los niveles de desarrollo y especializaciones económicas, es decir, la necesidad de políticas nacionales relativamente autónomas que de manera realista deben proceder a diferentes ritmos, al tiempo que responde a la necesidad imperiosa de cooperación monetaria regional y continental.

Sin embargo, esta opción de monedas nacionales solidarias es el objeto de la resistencia de los defensores del franco CFA, así como de las instituciones de la comunidad regional africana y muchos panafricanistas para quienes la integración económica significa necesariamente el intercambio incondicional de una moneda única.

Para concluir, diré que África necesita la perspectiva TMM, quizás más que cualquier otra región de este mundo, por al menos dos razones principales.

Primero, de la misma manera que la TMM resalta el importante espacio de política que tiene un emisor de dinero soberano, la TMM ayuda a comprender las limitaciones de una moneda no soberana. Como tal, TMM proporciona una valiosa orientación sobre cómo los países subdesarrollados pueden lograr más soberanía monetaria, es decir, más independencia financiera. Mi convicción es que las discusiones actuales sobre integración monetaria en África se beneficiarían mucho de la TMM. Una perspectiva TMM permite ir más allá del franco colonial CFA y las llamadas monedas nacionales bajo la tutela del FMI sin sucumbir a la integración monetaria de tipo eurozona.

En segundo lugar, la movilización de recursos es uno de los mayores desafíos en África y la TMM es probablemente el programa de investigación más interesante e innovador sobre este tema. La TMM nos enseña que un emisor de moneda soberana no se enfrenta ningún límite financiero intrínseco, sino a restricciones reales. El continente africano no está limitado con respecto a lo que podría llamarse “recursos de primer orden”, es decir, tierra, trabajo y recursos naturales en contraste con “recursos de segundo orden”, es decir, productos tecnológicos avanzados y conocimientos. Por tanto, los gobiernos africanos realmente comprometidos con la idea de movilizar recursos internos, y en particular para frenar el preocupante desempleo y subempleo juvenil, encontrarían en la TMM un marco analítico y político apropiado.

Así que solo puedo esperar que haya más y más trabajos centrados en África usando la lente de la TMM.

Deja un comentario